¡Algo huele mal!

Euskarazko bertsioa: Udal Gobernuaren kudeaketari… hatsa dario

EH Bildu quiere expresar su preocupación ante la situación de la contratación de servicios y suministros del Ayuntamiento de Gernika-Lumo, situación que podemos calificar como muy grave.

Una parte importante del Presupuesto Municipal se destina a servicios, suministro de materiales u obras que son realizadas por empresas privadas. Como se trata de dinero público, la administración debe ser muy estricta a la hora de gestionar esos gastos de manera adecuada, y además de justificar adecuadamente la necesidad del gasto, tal y como obligan las normas, debe respetar los principios generales de transparencia, igualdad y publicidad a la hora de adjudicar un contrato a determinada empresa, con el fin de potenciar una competencia justa entre empresas, y así conseguir la mejor oferta, tanto en lo que respecta al coste como a la calidad del servicio.

En este sentido, la situación del Ayuntamiento de Gernika-Lumo muestra una mala gestión y absoluta dejadez por parte del Gobierno Municipal. En muchos de los casos en los que se aplica la ley, no se hace correctamente –como en el caso de la Brigada de Reparación de Calles, dónde gracias a un recurso de EH Bildu se pudieron subsanar varios errores– y en muchos otros casos ni siquiera se aplica.

Por esta razón, hemos analizado los servicios y suministros que ha utilizado el Ayuntamiento en 2016. Debemos destacar que, siendo el tema de la contratación muy amplio, únicamente hemos analizado aquellos servicios que se utilizan de manera continuada y sostenida; es decir, aquellos que se repiten año tras año y son por tanto previsibles. Aunque parezca difícil de creer, sin ninguna licitación –es decir, como si la ley no existiera–, son 53 los servicios sin ningún tipo de contrato los suministros y servicios externalizados por el Ayuntamiento de Gernika-Lumo. Esto supone un montante de 3.073.624,83 euros gastados sin contrato.

Los datos hablan por sí mismos.

Servicio de OTA-TAO, sin contrato desde 2011. Y no solo eso, el servicio sigue acumulando deudas día tras día y el Ayuntamiento no hace nada. Nos hemos cansado de preguntar sobre esta cuestión, pero no hemos recibido respuesta alguna. Siguen esperando, aunque no sabemos a qué. La deuda se acerca al millón de euros y crece cada día que pasa.
 
La situación del ATERPETXE o albergue municipal es especialmente preocupante. De ser una concesión que aportaba ingresos ha pasado a generar un gasto de 21.780€ anuales. En 2015, la excusa para tal transformación fue la realización de un estudio de viabilidad –¡21.780€ por un análisis de viabilidad! – y se adjudicó con un contrato menor sin publicidad. Hace casi un año que expiró el contrato, pero lo han mantenido de forma irregular; se sigue pagando, pero nadie sabe ni porqué ni para qué. Un chollo para los amigos: los beneficios del albergue para ellos y además de correr con los gastos les regalan 21.780€.
 
• Además, están los gastos corrientes. Gastos estructurales que son necesarios y que por ley deberían estar sujetos a contrato. Los más destacados: servicio de comunicación, 28.075€; servicio de mantenimiento de ascensores, 31.687€; teléfono e internet, 52.114€; corte de hierba, 52.279€; pólizas de seguros, 41.007€; e iluminación, 116.318€. Es responsabilidad de Ayuntamiento hacer una gestión responsable de los recursos, pero está claro que no la hacen. Entra en la lógica de cualquier persona optimizar los recursos; es decir, preocuparse por la gestión del dinero público y recibir ofertas para elegir aquella que supone el mejor servicio. ¡Y qué decir de cumplir la ley! Si todas hacemos eso en nuestra propia casa, ¿por qué no lo hace el Ayuntamiento? Cuando hablamos de dinero público la responsabilidad debería ser aún mayor.
 
Se calcula que por no cumplir la ley de contratos se asume un sobrecoste del 30%, lo que supone que, de esos 3 millones de euros, estamos malgastando un millón. La desidia en la contratación es clara en el Ayuntamiento de Gernika-Lumo; de hecho, la aplicación de las normas de contratación traería un mejor aprovechamiento del dinero público —más si cabe cuándo por razones de estar en tiempos difíciles se aparcan distintos proyectos para el pueblo—, aunque suponga una competencia más justa entre las empresas y una mayor transparencia, no hay ninguna voluntad para regularizar la situación.

Además de ser contrarias a la ley, la falta de publicidad en los contratos aumenta la opacidad y el riesgo de caer en prácticas oscuras y de que aparezcan relaciones de clientelismo. Éste es otro indicador de la mala gestión: si se contrata sin licitación pública, desaparece la competencia y se acaba pagando un precio mayor.
 
Aparte de todo lo anterior, no hablamos únicamente de un ahorro económico. Hablamos de transparencia, de buena gestión, de cumplir la ley y de exigir determinadas condiciones en los contratos. De hecho, al no haber contrato, el Ayuntamiento renuncia a exigir condiciones dignas para los trabajadores de las empresas contratadas, a que se tomen medidas respetuosas con el medio ambiente, a impulsar la economía local o a que se apliquen criterios lingüísticos o de igualdad de género. Todo ello se puede conseguir a través de la contratación, pero el Ayuntamiento se niega a ello.

Con la comparecencia de hoy, damos comienzo a la campaña que hemos puesto en marcha sobre el tema de la contratación.

Por un lado, porque queremos hacer pública la mala gestión del Ayuntamiento e informar a nuestras vecinas. Queremos que el pueblo esté informado y además queremos dejar claro que muchos de los proyectos que Gernika-Lumo tiene aparcados se podrían llevar a cabo con una gestión más eficaz.

Nuestra intención va más allá de incomodar y criticar al adversario político, ni pretendemos hurgar en la herida. No nos quedamos en la crítica política, sino que queremos renovar el modelo de gestión municipal, para qu ese sustente sobre criterios de legalidad, transparencia e igualdad, y así los recursos, no del Ayuntamiento, sino de todas las ciudadanas, se utilicen de forma más eficaz, tanto desde un punto de vista económico como social.

Queremos por tanto denunciar una situación grave, que conduce a una mala gestión que se repite año tras año. Por todo lo anterior, porque creemos que es necesario modificar el actual modelo, estamos dispuestas a acompañar al gobierno en ese proceso de renovación de la gestión. Por ello, haremos llegar toda la información de que disponemos a los responsables de la gestión municipal.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude